Prueba de NO regresión. La tribuna de nuestro dire…